HomeComer y Beber¿Qué comeremos en 2019? Estas son las tendencias gastronómicas para este nuevo año

¿Qué comeremos en 2019? Estas son las tendencias gastronómicas para este nuevo año

Santo Domingo (03-01-19).- ¿Cuántos cúrcuma latte hemos tomado en 2018? Se supone que muchos, porque en teoría era una de las tendencias gastronómicas para el año que ya ha terminado. En teoría, claro. A la hora de la verdad, entre los pronósticos y lo que luego realmente se come y se bebe suele haber un abismo.

Pese a ello, no deja de ser interesante repasar, como cada año por estas fechas, lo que según los entendidos en la materia más se llevará en 2019 a la hora de cocinar y comer. Una lista en la que, por cierto, se repiten algunos de los puntos del año pasado. Es parte del truco: si una tendencia no acaba de cuajar, repítela que en algún momento acabará por triunfar.

Los aguacates seguirán arrasando -aunque parece que su impacto ecológico empieza a pasar factura-, aparecerán decenas de nuevas superfood con poderes casi mágicos, los más irresponsables hablarán de dietas y alimentos détox y, en general, la industria alimentaria seguirá intentando colar sus ultraprocesados como algo sano.

Pero más allá de lo evidente, se supone que esto es lo que va a arrasar en 2019:

Menos carne, más vegetal

Por salud, por cuestiones éticas o por sostenibilidad medioambiental, cada vez son más los que asumen que hay que reducir el consumo de carne. Y no se trata sólo de hacerse vegetarianos o veganos -algo que parece estar de moda-, sino simplemente de aumentar el consumo de vegetales y reducir el de carne, aunque sin renunciar a incluirla en la dieta. Es lo que se conoce como flexitarianismo, por si alguien necesita ponerle nombre.

Además de comer más víveres, frutas y verduras -sin duda una gran noticia-, cada vez hay más alternativas vegetales a productos animales. La carne de laboratorio dicen que está a la vuelta de la esquina pero, mientras tanto, los avances en sustitutos vegetales a la carne que imitan textura, sabor e incluso “sangran” son más habituales.

Producto y parrilla

La cocina de vanguardia retrocede para dejar paso al producto. Se lleva años repitiendo, pero es ahora cuando incluso alguno de los mejores cocineros del mundo parecen haber tomado nota y abierto nuevos locales en los que la intervención sobre el producto de primera calidad promete ser mínima.

Algo a lo que se le une el auge de la parrilla tradicional y que hace pensar que en 2019 las esferificaciones y los nitrógenos -todavía quedan- darán un paso atrás.

Lo amargo triunfa

Puede sonar extraño pero tiene mucha lógica. Con el azúcar en horas bajas parece que los sabores menos dulces reclaman su espacio.

Y lo hacen en su terreno natural: productos que no tienen que ser dulces aunque nuestro paladar lleve años acostumbrado a ello. El chocolate, con más cacao y menos azúcar, tiene ese delicioso punto amargo. O las bebidas, en las que el bitter -amargo, literal- triunfa en coctelería.

Otra pista: el avance del café de especialidad hace que lo de echarle dos toneladas de azúcar para enmascararlo cada vez sea menos necesario.

“Lo amargo es el nuevo dulce” dicen los expertos en tendencias. Igual es pasarse, porque llevan años diciéndolo. Pero la verdad es que nos gustaría que tuvieran razón.

Real food

Aunque lo de ponerle a todo nombre en inglés da un poco de pereza, sin duda esta es la tendencia más interesante para 2019. Porque real food no es ni más ni menos que comida real. Es decir, más mercado, más cocina y menos ultraprocesados.

Si ponerle nombre ayuda a que algo tan lógico y necesario se convierta en una moda, bienvenido sea.

Vuelve el trashcooking

Esta tendencia, basada en la reutilización de los alimentos al cien por cien, seguirá durante 2019 y seguro que muchos años más. Todo sirve. Desde las pieles de las patatas hasta las hojas de diferentes hortalizas que hasta el momento se desechaban. También es el turno de la industria cárnica, reinventando productos con partes poco demandadas hasta ahora, como la lengua, los sesos o el hígado.

Atentos al té

En el mundo se consumen tres tazas de té por cada taza de café y son muchos de los fanáticos del café que se han pasado a esta infusión. Una bebida que por su gran variedad, aplicaciones y beneficios permite tomarla en cualquier momento del día. Puedes encontrar desde el clásico té caliente hasta el té frío o el té de barril, pasando por los cócteles con base de té como el popular Long Island Iced Tea.

Sabores florales y alimentos contra la depresión

¿Helado de lavanda? ¿De rosas? El uso de flores para conseguir matices en repostería será una de las tendencias gastronómicas para 2019. Y es inevitable asociarlo con otra de las tendencias para el nuevo año: los beneficios emocionales. ¿Cómo? Lo que lees: algunas plantas, como la lavanda, está demostrado que influyen en la producción de serotonina para combatir la ansiedad o la depresión. Y no sólo encontramos este beneficio en las plantas, sino también en alimentos como los lácteos (concretamente el yogur), los huevos o los frutos secos.

Ya sabes, cuando estés bajo de ánimos, piensa en un helado de yogur con lavanda y nueces. ¿Por qué no?

Helados

Y hablando de helados, estas delicias también van a experimentar una auténtica evolución. Desde ingredientes nuevos, como la zanahoria o la coliflor, hasta nuevas maneras de comerlos. ¿El bocadillo helado? No es ninguna novedad, pues en el sur de Italia es más que famoso el helado con brioche (un pan que se utiliza en algunas hamburguesas).

Mejores heladerias de Andalucia


Previous post
La cocina criolla, estrella de la navidad dominicana en Europa
Next post
Los ingredientes tendencia para este 2019